COMPETENCIAS ENFERMERAS Y OTRAS DIVAGACIONES

Image 1-6-15 at 21.44

Por mas que pasa el tiempo no puedo dejar de analizar la situación de los alumnos de Grado en Enfermería. Cursan sus estudios basados en competencias, realizan practicas con las competencias a adquirir como base y se encuentran compitiendo en una OPE por una plaza para trabajar en la sanidad pública que tolera las incompetencias, por no decir que cuando lo consiguen, se encuentran con una realidad laboral que no se corresponde con la formación recibida.

El Diccionario de la Real Academia Española define competencia en su segunda acepción cómo:

Competencia2 Del lat. competentia; cf. competente.

  1. f. Pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado. Fuente: http://www.rae.es/

Si la formación que reciben los futuros profesionales de enfermería es así, ¿por qué no definimos los puestos de trabajo bajo esta premisa? O es que es mas un deseo o una utopía que no llegará a llevarse a la práctica. Eso solo el tiempo nos lo dirá, lo que esta claro es que desde mi modesto punto de vista no estamos yendo por el buen camino.

Si a lo anteriormente expuesto le añadimos la posibilidad de correspondencia del título nos encontramos ante un sinsentido monumental.

Yo me siento raro!!!, hace unos días procedí a la realización del trámite de correspondencia de mi titulo de Diplomado Universitario en Enfermería por uno que dice “Grado en Enfermería”.

Resolución de 30 de octubre de 2015, de la Dirección General de Política Universitaria, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 30 de octubre de 2015, por el que se determina el nivel de correspondencia al nivel del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior del Título Universitario Oficial de Diplomado en Enfermería.

Esa misma sensación ha sido la que han sentido las compañeras a las que he ayudado para su obtención a través de la plataforma del Ministerio de Educación.

Acceso al Trámite

Su primera reacción fue, “ala, ya somos grado” ….“nada más”… al igual que yo no daban crédito de que tuvieran que haber pasado por un proceso tan exigente de evaluación de competencias….

Hasta las mas veteranas del lugar comentan que cuando se produjo la convalidación de ATS-Practicantes a DUE tuvieron que pasar un examen de nivel, eso si parece que no fue mas que una pose….

Pues es lo que hay!!, nuevamente café para todos/as. Al final lo que ponga en el Título de Enfermería es lo de menos, lo que no es de recibo es que se nos nivele a todos los profesionales de enfermería por el mismo rasero sin tener en cuenta la trayectoria profesional de cada uno.

A esta misma comparación podría llevarse el desarrollo de la carrera profesional en Osakidetza ( desconozco la de otras organizaciones de salud por eso me refiero a la mía ) pero esto me llevaría a extenderme demasiado y quizás no sea el momento….

Soy de los que piensa que a los profesionales se les debería de valorar por sus capacidades y aptitudes, sí, también en la pública, ya que haber estudiado un tipo determinado de carrera ( enfermería, medicina…) no significa que puedas desarrollar tu actividad profesional en un ámbito distinto pero para el cual estas capacitado y eres competente.

VirginioGracias al este tweet de @virginiog he podido descubrir esta noticia que refleja claramente la apuesta por personas con competencias y habilidades y la que recomiendo su lectura.

 “Desde la Fundación Bill y Melinda Gates están haciendo un esfuerzo por alentar a las empresas a que contraten a sus empleados basándose en su competencia y habilidades, y no en si tienen o no tienen una titulación oficial.”

Leer noticia completa

Este mismo mes se publicaba el Estudio Delphi para identificar las competencias que debe tener el directivo de Enfermería realizado  por la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería ( @ANDEorg ) con la colaboración de el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana ( @enfercecova ) y el Grupo de Estudios para la implantación de la Calidad en las Organizaciones de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Como el propio título indica en el se describen las competencias que debiera de tener un directivo de enfermería así como un recorrido extenso por el concepto de “competencia”.

La pregunta que me hago es que si se entiende que el directivo de enfermería debe de tener una serie de competencias lo mismo debiera de reclamarse en los distintos niveles de atención de enfermería. ¿o no?.

Independientemente de lo que ponga en nuestro titulo, muchos de nosotros sabemos lo que somos y por que lo somos y luchamos por ser cada día un poco mas competentes en nuestros puestos de trabajo.

Os dejo el siguiente video, merece la pena ver si no lo habéis hecho ya.

 

¿Por qué eres Enfermera?

https://www.youtube.com/watch?v=YjxJWrfnRNs

 

 

 

 

 

 

Anuncios

5 comentarios en “COMPETENCIAS ENFERMERAS Y OTRAS DIVAGACIONES”

  1. Extraordinario debate que me gustaría mezclar con mis ideas. Mi trayectoria profesional, ahora sumamente ligada a la docencia (en los estudios de grado de enfermería como profesor colaborador y en la tutoría de residentes como especialista en medicina intensiva) me dirige a continuos cambios y contradicciones. Como muchos, fui educado y enseñado en conocimientos más que en aptitudes y competencias. Las corrientes más avanzadas desde un punto de vista educativo, han saltado desde ese nivel que se evalúa en el primer escalón de la pirámide de Miller para buscar conocimientos acompañados de actitudes, capacidades y relaciones de equipo que demuestran que alguien es competente para que se le encomiende esa función presupuesta, que en este caso es ser una buena enfermera (¿tenemos todos bien claro su significado? ¿La sociedad qué demanda al respecto?)
    Sin embargo la realidad es bien distinta. Seguimos evaluando en muchos aspectos docentes con pruebas de nivel basadas en test o en exámenes confeccionados al uso. En exámenes de la Universidad o en las propias oposiciones. Y premiamos la puntuación más alta, el mayor número de respuestas correctas (a preguntas que habitualmente evalúan extremismos, hechos diferenciales y no los aspectos frecuentes, los requisitos mínimos o lo más habitual); promulgamos la importancia de la titulitis y aspectos paralelos (el euskera por ejemplo) más que la realidad en el desempeño. Ese cambio docente al que aspiramos (y que en otros países y áreas está ampliamente desarrollado) no se está acompañando de lo fundamental, que es asegurar que aquel que ocupa un puesto, es capaz de hacerlo, en ese sistema sanitario, diseñado para esos pacientes, e integrado en una red que cuenta con esos recursos. Retomo tu pregunta querido amigo… ¿Hemos empezado la casa por el tejado?

    Me gusta

    1. Hola Sergio, en primer agradecerte tu aportación siempre valiosa a este modesto Blog.

      Efectivamente como muy bien dices, partimos de que nuestra formación ha transcurrido bajo el prisma tradicional y que las nuevas generaciones de alumnos se están formando con otras metodologías basadas en aptitudes y competencias mucho mas acordes con la realidad social actual y es ahí, desde mi punto de vista, donde deberían de converger la formación con el desempeño de la actividad profesional.

      Los alumnos de grado en Enfermería actuales se encuentran con una incongruencia total cuando en los periodos de prácticas observan que el trabajo que se desempeña diariamente dista mucho de estar basado en competencias adquiridas.
      Seguramente tengas razón cuando dices que igual la casa se ha empezado por el tejado, pero esto nos ha venido dado desde Europa al realizar la correspondencia de la Diplomatura en Grado.

      Pero que algo te venga dado desde arriba no quiere decir que no puedas adaptarte y realizar alguna “reforma en los cimientos de tu casa” para que este en consonancia con el “tejado nuevo en construcción”.

      La sociedad de hoy en día no es la misma que la de hace 18 años cuando estudiamos enfermería, ha cambiado, es por esto que los profesionales hemos de hacer el esfuerzo en “escuchar” y adaptarnos a esos cambios expresados en forma de necesidades.
      Los pacientes de hoy en día están mas implicados en el cuidado de su propia salud, no en vano desde las organizaciones sanitarias se trabaja en la implicación de los pacientes en seguridad, en el emponderamiento de los pacientes con patologías crónicas…etc

      ¿Qué es ser una buena enfermera? Para mi una buena enfermera es aquella que sabe adaptarse, se forma, es inquieta, innovadora, trabaja basándose en la evidencia, investiga…..
      En resumen, toda aquella persona que no se acomoda en su profesión sino que siempre quiere ir más allá….

      Finalmente, ya que lo mencionas, me gustaría plantearte una reflexión en torno al Euskera. Debido a que nuestro ámbito de actuación el la Comunidad Autónoma del País Vasco a mi si me parece que el conocimiento de una lengua co-oficial dota al profesional de competencia para comunicarse con personas cuya lengua habitual es el euskera. No voy a entrar en el apartado de los derechos lingüísticos que eso pertenece a otro ámbito que no nos ocupa.
      Creo que el conocimiento de cualquier idioma otorga un plus de cara a la atención al usuario.
      Otra discusión vendría determinada por la puntuación que se le otorga y si seria necesario equiparar la puntuación al conocimiento de otros idiomas.

      Me gusta

      1. Gracias por tu blog y tu comentario a mi aportación.
        Leyendo tus líneas, con las que comparto mucha de su filosofía, me veo en la obligación de matizar alguna de mis frases, que puedo haber mal explicado.

        Conozco el origen del cambio educativo y los nuevos planes de formación. La libre circulación de profesionales es una de las raíces en las que se fundamenta. Enfermería es una parte de ese cambio y como tal, de las primeras formaciones en España que enseña y educa en competencias (de una manera, que todavía probablemente se podría mejorar con más recursos, tiempo y experiencia). Sin embargo, la traducción real es que muchos exámenes son exclusivamente de conocimientos. En tu definición de qué es una buena enfermera echo en falta un aspecto: aquello que la sociedad necesita que sea una buena enfermera. Para muchos un buen médico es aquel que sabe preguntar, escuchar, acompaña, tiene conocimientos para diagnosticar, tratar, considera la seguridad y el gasto, investiga, comunica sus resultados, se actualiza… Para otros es alguien que aun siendo más antipático que el anterior y no parezca tener tantas virtudes, opera mejor a nuestra madre.

        Con respecto al tema del euskera, no quiero entrar demasiado en polémicas; evidentemente es una competencia más que, como tal, y si el entorno lo demanda, debe ser parte de la formación del profesional y debería ser considerada. Fuera del País Vasco, esta competencia pierde interés para una Enfermera. Podríamos debatir largo y tendido de si el dominio hablado y escrito que exigimos con el euskera en las instituciones públicas es el que demandan los ciudadanos. Y podríamos debatir igualmente si es necesario ese nivel de competencia con el inglés (que podría darnos una herramienta fundamental para circular por Europa y otros países, que insisto, es una de las raíces que justifican el cambio docente). Y podríamos debatir aún más si es necesario hacer lo mismo con la otra lengua co-oficial, o cómo lo ponderamos…

        Pero mi argumento en el comentario anterior era un mero ejemplo y no una crítica gratuita hacia este idioma. Me explico: seguro que como yo, conoces multitud de casos donde la gente invierte su tiempo (que podría dedicarse a otros aspectos de su desempeño profesional) a conseguir el título, el perfil,… sin que se continúe del empleo de esa competencia (que se supone que ese examen de euskera asegura que se posee). ¿No corre el riesgo de que lo hayamos convertido en otra de las piezas de la titulitis?

        La realidad es que en el acceso a un puesto profesional, nadie nos exige acreditar nuestras capacidades, nuestra aptitud para el puesto, nuestra capacidad comunicativa, nuestro profesionalismo, nuestra consideración del trabajo en equipo y del marco de seguridad, intereses, la actualización de nuestros conocimientos,… Las notas totales, medidas con test o con trabajos, con oposiciones o títulos, diferencian hoy en día a aquel que suponemos tiene la capacidad frente al que no. Pero eso no sirve para rendir cuentas delante de los usuarios. Pese a que creo que si este aspecto no cambia, será difícil orientar la formación en las diferentes facultades, los pequeños avances terminarán por dar sus frutos, y no hay que cejar en el empeño. Prueba de ello, tu blog y sus comentarios
        Un abrazo

        Me gusta

  2. Vaya entrada y comentarios tan interesantes!
    Sin duda creo que resulta necesario que las organizaciones de servicios definan los puesto de trabajo por competencias. Creo que cualquier gestor lo verá claro y distinto (y aquí incluyó la competencia de comunicación ;). Entonces por qué no se lleva a cabo? Pues porque las consecuencias serían muy importantes. Nos daríamos cuenta que la carrera profesional tal y como se ha concebido no nos sirve. Que tendríamos serios problemas para seguir trabajando con enfermeras de refuerzo y eventuales, que las especialidades serían un requisito, y un largo etc. Mejor seguir teniendo comodines de enfermeras que nos valen para todo, dando más dinero y vacaciones según se va progresando en la escala y todos contentos…

    Finalizo con una puntualización, de ATS a DUE hubo examen, porque se pasaba de formación profesional a universitaria, por lo tanto había un cambio curricular sustancial. En este caso, de DUE a Grado en Enfermería las competencias profesionales no han cambiado (si han aumentado los créditos reconocidos, en Diplomatura vienen a ser +/-unos 210 ECTS y en Grado son 240 ECTS).

    Me gusta

    1. Gracias por dejar tu comentario Jagoba.
      Esta claro que llevar al terreno laboral la definicion de los puestos funcionales por competencias supondría un cambio radical de todo lo que conocemos hasta ahora. Es indiscutible que estamos en una situacion de incongruencia estudios-desempeño profesional.

      ¿A quíen favorece esta situación? A la profesión enfermera creo que no, además como bien apuntas surgirían un monton de problemas con las enfermeras de refuerzo, eventuales…..amén de las especialidades en enfermería.
      Creo que estamos en un periodo redefinicion de los roles de enfermería muy interesante y que todo esto de lo que estamos hablando junto con prescripcion enfermera y carrera profesional estan intimamente relacionados.

      Respecto a esta última cada vez son mas las voces que reconocen que la carrera profesional actual no es valida y habría que contemplarla de otra manera distinta al “cafe para to2”

      Gracias por el apunte ATS-DUE, DUE-Grado en Enfermería, tienes razón no son comparables debido al cambio en el curriculum.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s