Archivo de la categoría: Rincon de Pensar

4 RAZONES PARA NO FESTEJAR ESTA OPE

IMG_4391-0

El domingo día 13 en Barakaldo se va a llenar el BEC y no es porque sea parte de la gira de MUSE, sino para recibir decenas de miles de enfermeras y auxiliares de enfermería que van a poner en juego su futuro más inmediato. Se prevé un fin de semana cargado de emociones. Con la que ha caído y está cayendo cualquier oferta de empleo debiera ser motivo de alegría, sin embargo, desde la comodidad y privilegio de estar en posesión de una plaza, se me ocurren cuatro razones para que en desde mi perspectiva no sea así .

En primer lugar me cuestiono si realmente el concurso oposición es la mejor manera que tenemos para la selección y provisión de personal sanitario. Veo muchas limitaciones al sistema actual donde el reconocimiento máximo se logra después de haber tenido un buen
día en un examen y haber sido aplicado con los méritos recogidos en las bases (digo esto porque somos capaces de puntuar un curso online de “Logos” al mismo tiempo que negamos reconocimiento al dominio de inglés). Luego da igual que tu trayectoria haya sido de diez años en comunitaria, que tengas un máster en Educación para la Salud. Vas a ir a la Unidad de Críticos del hospital X, es donde te toca (o dice la adjunta de recursos humanos que es donde te toca). Puede ser que todavía no estemos lo suficientemente maduros para imitar el sistema meritocrático de los sistemas del norte de europa. En nuestro entorno la cultura del mérito profesional está condicionada por los lazos familiares (sanguíneos, políticos,…) o de amistad. ¿Solo nos queda contentarnos con lo que tenemos? ¿Nadie se cuestiona por qué cuesta tanto retener a las plantillas en las unidades? Además, y más importante incluso, ¿qué impacto tiene para la seguridad del paciente que cada concurso de traslados en los que se llegan a cambiar a más de un tercio de las enfermeras? Seguir leyendo 4 RAZONES PARA NO FESTEJAR ESTA OPE

Anuncios

el-paciente

Image 1-6-15 at 21.44En este post me referire al paciente como esa persona que por circunstancias de la vida y del ciclo salud-enfermerdad termina en alguna de las camas de nuestros hospitales pernoctando y tomando una dieta en el mejor de los casos, eso si no esta en dieta absoluta. En resumen generando una estancia hospitalaria en términos estadísticos.

Desde el punto de vista de los cuidados de enfermería no solo el paciente es el receptor de nuestros cuidados si no que sus familiares también reciben nuestra atención. El apoyo familiar activo hace que la labor de enfermería sea mas fácil y posibilita un aprendizaje y adherencia al plan de cuidados establecido, que dependera logicamente del motivo que genero el ingreso.

Pero no es ahí donde quiero llegar, hoy mismo en la prensa aparece un articulo que clasifica los hospitales en un ranking que ha sido elaborado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública donde se concluye que El País Vasco tiene los mejores servicios sanitarios de España.

Enlace al articulo de prensa

Cuando lees la noticia el primer sitio hacia donde se dirige tu mirada es hacia la lista ordenada de mejor a peor atención sanitaria, sintiendo un gran alivio cuando ves que tu Comunidad Autonoma esta en primer lugar…..respiras.
Después cuando lees el artículo en profundidad te das cuenta de los criterios que se han tenido en cuenta a la hora de elaborar el XII Informe de los Servicios Sanitarios de las CCAA.
El estudio, realizado con datos de 2014 y parte de 2015 analiza como variables el numero de camas disponibles, de médicos, enfermeras por habitante, gasto farmaceuticos,  etc. También toman en cuenta la opinión de los usuarios del servicio de salud mediante una encuesta de satisfaccion genérica.

Al final estos datos no son más que números y clasificar los servicios sanitarios según las puntuaciones obtenidas en unos indicadores determinados no te asegura que tu sistema sanitario sea el mejor del estado. Cierto es que siempre que medimos lo tenemos que hacer de una determinada forma y con unos indicadores definidos previamente ya que de otra manera seria imposible.

La calidad asistencial se gana día a día, estando al lado del paciente y sus familiares en los momentos difíciles de enfermedad, cuando al terminar tu jornada laboral te vas a casa con la satisfacción del deber cumplido. Esto lo sabemos bien las enfermeras.
Me da miedo que se nos olvide coger de la mano al paciente que esta en la cama, arropar a la familia que sufre al otro lado de la puerta antes de poner su mejor sonrisa antes de entrar en la habitación de nuevo….me da miedo…..

SOLO MORIMOS UNA VEZ, NO PODEMOS PERMITIRNOS EL LUJO DE HACERLO MAL

Escribo este post al hilo de una noticia reciente en la que se destacaba el derecho de los pacientes terminales  de Osakidetza a disponer de una habitación individual en los últimos momentos de la vida. La periodista destaca que consecuencia de la ‘Declaración sobre derechos y deberes de las personas en el sistema sanitario de Euskadi”, No cabe discusión de que se trata de un paso importante para favorecer el cuidado ético, la dignidad y la intimidad de las personas y de sus allegados en el final del ciclo vital. Creo sinceramente que va a ser un factor que contribuya a que los profesionales cuenten con un entorno que facilite la atención humanizada que tantas veces expresamos queda relegada en el entorno hospitalario. Sin embargo, al releer la noticia me surgen interrogantes que ahora me gustaría compartir en voz alta. Desde mi punto de vista seguimos medicalizando el final de la vida, y en consecuencia no nos queda otra que morirnos en el hospital. Mi experiencia personal con las personas mayores de mi familia que han fallecido es que hemos sido nosotros los que hemos demandado querer pasar por esa fase en casa. Es cierto que el sistema cada vez oferta en mayor medida apoyo en el domicilio, vía equipos comunitarios de cuidados paliativos, hospitalización a domicilio o atención domiciliaria continuada. Pero el acceso a estos servicios no es equitativo y los recursos accesibles varían significativamente en función de nuestro lugar de residencia, además de la confusión que se genera entre los propios usuarios de los servicios. Creo además que tenemos que hacer una labor pedagógica con la sociedad sociedad y abogar por poner el tema del final en las agendas políticas. En este momento toma sentido impulsar el modelo hospice, como tímidamente se está empezando a ver con el desarrollo de equipos y unidades de paliativos. Pero me gustaría subrayar que no toda persona al final de sus días debiera estar bajo el cuidado de un especialista. Por el contrario, el manejo del duelo y la muerte forman parte de las competencias de cualquier profesional sanitario generalista y son los casos complejos los que deben ser gestionados por especialistas. Es más, tal y como leemos que sucede en otras sociedades, deberíamos impulsar la labor de voluntarios que dispongan de tiempo para acompañar a estas personas (hace poco leía que en EEUU se ha creado un movimiento de doulas para el final de la vida, otro indicador más de que los sistemas de salud no puede cubrir todos los frentes). Sin duda es un tema que da para un análisis más profundo, y que volveremos a discutir, pero en cualquier caso me gustaría concluir con una frase que desde que la escuché, no recuerdo a quien ni cuando, siempre la he tenido presente “sólo nos morimos una vez, no podemos permitir el lujo de hacerlo mal”.

¿ERES ENFERMERA O ENFERMERÍA?

Image 1-6-15 at 21.44
Algo que pasa en nuestra profesión que no sucede con ninguna otra (o por lo menos yo no me he dado cuenta). Cuando empleamos en castellano la palabra enfermería nos vale para todo, tanto para hacer mención a la disciplina, a la profesión, como para referirse al conjunto de los profesionales. Es habitual escuchar a compañeras o leer en los medios de comunicación que “enfermería” tiene que hacer, que “enfermería” no está presente, etc. Un ejemplo concreto es este tuit de la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería:

IMG_4279

¿Quién es la enfermería? ¿Quien se ha apropiado de la disciplina y de la profesión? Cuando he confrontado a las personas que se expresan de este modo el por qué, me dicen que lo hacen porque de manera implícita mencionan a los profesionales de enfermería. Sin embargo, a esas mismas personas nunca las he visto expresarse de la misma manera cuando hacían referencia a las disciplinas de medicina, farmacia o psicología, por poner otros ejemplos.

Puede que se trate de una anécdota, pero desde mi punto de vista merece una reflexión sobre el uso del lenguaje desde la perspectiva de género en la concepción de la realidad (médicos y farmacéuticos en masculino frente a enfermería, en lugar de enfermeras). Por otro lado al emplear la analogía del todo por una parte, estamos indirectamente achacando las carencias que podamos tener los profesionales en este país a la disciplina, cuando ésta no tiene la culpa de nuestras posibles limitaciones.
Quedo a la espera de comentarios ☺